UNA TARDE TERRORÍFICAMENTE DIVERTIDA

Todo estaba preparado a las 5 de la tarde para dar comienzo a nuestra particular fiesta de Halloween en la Biblioteca del Cole. A la entrada se agolpaban decenas de niños, muchos de ellos disfrazados de brujas, de vampiros o de bichos horripilantes, pero todos ellos sin excepción ilusionados y ansiosos por entrar.

Se apagan las luces y da comienzo la función. "I need a monster" es el cuento elegido esta vez para "aterrorizar" a todos los asistentes. Nuria, con toda una batería de monstruos y una escenografía digna de la mejor película de terror, hace las delicias de los más pequeños. Risas, gritos, algún pequeño susto, pero sobre todo mucha diversión entre todo el público asistente que abarrotaba la biblioteca.


Y acto seguido, un taller en el que las familias se lo pasaron bomba creando, con material reciclado, todo tipo de criaturas fantásticas que los chavales se llevaron a casa. Estamos encantados por haber logrado convocar a tanta gente y esperamos, para la próxima vez, ser muchos más aún (aunque para ello tengamos que organizar varios turnos).

Gracias a todos los que habéis participado y en especial a las profesoras Nuria y a Esther, que han sido aterradoramente divertidas...


TERROR EN LA BIBLIOTECA

Se acerca Halloween, una noche en la que las brujas, fantasmas, duendes y espíritus salen de los cuentos para mezclarse entre los mortales y pasárselo bomba con las bromas y disfraces. En la Biblioteca del Cole no queríamos ser menos y hemos preparado un montón de actividades para que las familias pasen una tarde terroríficamente divertida. Vamos a tener un cuentacuentos en inglés/español y más tarde unos talleres en los que aprenderemos a hacer monstruos, vampiros y otras criaturas espeluznantes. Y para los más pequeñines poco miedo y muchas risas.

¡Os esperamos el martes día 30 de octubre a las 17:00! Y si venís todos disfrazados lo pasaremos aún mejor.



24 DE OCTUBRE, DÍA DE LA BIBLIOTECA

Desde 1997, cada 24 de octubre se conmemora el Día de la Biblioteca. La propuesta surge de la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil, apoyada por el Ministerio de Cultura, en recuerdo de la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo, incendiada el 1992 durante el conflicto balcánico. La iniciativa de la celebración, por tanto, nació para trasladar a la opinión pública la importancia de la biblioteca como lugar de encuentro de los lectores de todas las edades con la cultura, y como un instrumento de mejora de la formación y la convivencia humana.

Desde la Biblioteca del Colegio Puerto Rico queremos animar a todas familias a compartir con nosotros la aventura de leer. Puedes animar a tus hijos a estudiar aquí o a llevarse libros a casa, puedes venir con los más pequeños y disfrutar de un rato de lectura compartida con ellos, o incluso si quieres no dudes en entrar tú solo/a y hacer uso de las instalaciones mientras esperas que acaben sus extraescolares. Ven con quien quieras, pero ¡ven a la Biblioteca! ¡Te esperamos!

RETOMAMOS LA ACTIVIDAD DE LA BIBLIOTECA

Durante estas últimas semanas en la Biblioteca del Cole hemos estado dedicados a catalogar las numerosas donaciones que nos han llegado tras las vacaciones (sobre todo cuentos infantiles y libros para tercer ciclo) pero ya es momento de retomar la actividad y abrir de nuevo las puertas a las familias.

Aunque todavía no tenemos los horarios definitivos para el curso 2018-19, por el momento podéis acercaros para sacar y devolver libros los martes y jueves de 16 a 17:10 horas.

¡OS ESPERAMOS!





BENEFICIOS DE LA LECTURA EN VACACIONES

¿Ya tenéis lecturas para las vacaciones?
Los niños que dejan de leer en verano sufren un retraso en sus destrezas

Despejar la mente, alejarse de los libros, quién no lo necesita de vez en cuando. Y sobre todo después de un duro curso escolar durante el cual, a menudo, los niños han leído más de lo que deseaban. Porque, a veces, leer es sinónimo de estudiar, de nervios, de una ficha que hay que terminar... Y es lógico (¡y necesario!) que, en vacaciones, nos relajemos a este respecto.

Pero dejar la mente "en barbecho lector" durante los meses de verano tiene consecuencias negativas para los niños. La desconexión total de la lectura durante un par de meses puede significar un retroceso en su aprendizaje, según lo demuestran varios estudios. En concreto, dejar de leer en verano origina en el cerebro un retroceso de entre dos y tres meses en determinadas destrezas y una pérdida de léxico.



Y es que, como le sucede a un atleta que deja de entrenarse, las habilidades lectoras sufren un retroceso cuando dejamos de leer por un periodo de tiempo prolongado. Esto se aprecia especialmente en los niños que están empezando a leer (o que ya llevan unos años aprendiendo pero aún no han logrado una lectura fluida). Lo mismo sucedería con otros procesos implicados en la lectura: capacidad de comprensión, de expresión, amplitud de vocabulario...

Es lo que se ha dado a conocer como "pérdida del verano", "desaprendizaje del verano" o "pérdida del aprendizaje en verano", que yo creo que nos afecta a todos un poco pero resulta mucho más evidente en los niños que están en pleno proceso de desarrollo y aprendizaje. Y es que, aunque el agotamiento sea real después de tantos meses de colegio y son necesarios los paréntesis en las vacaciones, no hay que aislar al niño del proceso de aprendizaje, aunque se haga de otra manera, a otro nivel, sin exámenes, sin presiones, sin prisas...

De este modo, cuando se incorporan de nuevo al colegio en septiembre tienen "las pilas cargadas" y, manteniendo ciertos hábitos, no habrá retroceso en su aprendizaje sino, bien al contrario, el niño o niña seguirá aprovechando los múltiples beneficios de la lectura, también en verano y se producirá un avance en sus aptitudes.

Además, la "pérdida de verano", podría ir sumándose año a año, o al menos así lo vieron los autores de un estudio que analizaron este hecho (en familias de nivel socioeconómico bajo). Mientras que si se ofrecía oportunidades a los chicos de seguir aprendiendo y leyendo en verano, esas diferencias se atenuaban.

Si quieres seguir leyendo pincha aquí

Fuente: https://www.bebesymas.com

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS A ESCUCHAR CUENTOS

1. Todo niño, sin distinción de raza, idioma o religión, tiene derecho a escuchar los cuentos más hermosos de todas las tradiciones orales de los pueblos, especialmente aquellos que estimulen su imaginación y su capacidad crítica.

2. Todo niño tiene pleno derecho a exigir que sus padres le cuenten cuentos a cualquier hora del día. Aquellos padres que sean sorprendidos negándose a contar un cuento a un niño, no sólo incurren en un grave delito de omisión culposa, sino que se están autocondenando a que sus hijos jamás les vuelvan a pedir otro cuento.

3. Todo niño que por una u otra razón no tenga a nadie que le cuente cuentos, tiene absoluto derecho a pedir al adulto de su preferencia que se los cuente, siempre y cuando éste lo haga con amor y ternura, que es como se deben contar los cuentos.

4. Todo niño tiene derecho a escuchar cuentos sentado en las rodillas de sus abuelos. Aquellos que tengan vivos a sus cuatro abuelos podrán cederlos a otros niños que, por diversas razones, no tengan abuelos que se los cuenten. Del mismo modo, aquellos abuelos que carezcan de nietos están en libertad de acudir a escuelas, parques y otros lugares de concentración infantil donde, con entera libertad, podrán contar cuantos cuentos quieran.

5. Todo niño está en el derecho de saber quiénes son HANS CHRISTIAN ANDERSEN, los hermanos GRIMM, ELENA FORTÚN, LEWIS CARROLL, CARLO COLLODI, EMILIO SALGARI, GLORIA FUERTES, MICHAEL ENDE, ELSA BORNEMAN, SYRIA POLETTI, Mª ELENA WALSH, ROALD DAHL…, entre muchos otros. Las personas adultas están en la obligación de poner al alcance de los niños y niñas todos los libros, cuentos y poemas de estos autores.

6. Todo niño goza a plenitud del derecho a conocer las fábulas, mitos y leyendas de la tradición oral de su país. En el caso de los niños de pueblos indígenas, éstos tienen perfecto derecho a enterarse de sus relatos y cuentos folklóricos, así como de toda aquella literatura creada por su pueblo.

7. El niño tiene derecho a inventar y contar sus propios cuentos, así como modificar los ya existentes, creando su propia versión. En aquellos casos de niños muy influidos por la televisión, sus padres están en la obligación de descontaminarlos conduciéndolos por los caminos de la imaginación de la mano de un buen libro de cuentos infantiles.

8. El niño tiene derecho a exigir cuentos nuevos. Los adultos están en la obligación de nutrirse permanentemente de nuevos relatos, propios o no, con o sin reyes, largos o cortos. Lo único obligatorio es que éstos sean hermosos e interesantes.

9. El niño siempre tiene derecho a pedir otro cuento, y también a pedir que le cuenten un millón de veces el mismo cuento.

10. Todo niño, por último, tiene derecho a crecer acompañado de las aventuras de Alicia en el país de las maravillas y de Sandokán, del gato que tenía unas botas de siete legüas, de la escuela de las hadas, de las historias del sapo, de la señora Planchita, del colorín colorado de los cuentos y del inmortal “Había una vez...”, palabras mágicas que abren las puertas de la imaginación en la ruta hacia los sueños más hermosos de la niñez… Y de la vida.

NOTA: Este manifiesto circula de modo anónimo entre los cuentacuentos latinoamericanos desde hace varias décadas. Apareció publicado por primera vez en Venezuela en los años 70 del siglo pasado, y existen múltiples variantes.

Si te gusta, puedes descargarlo en pdf aquí.

DÍA DEL LIBRO EN LA BIBLIOTECA DEL COLE

Ayer por la tarde, aprovechado que  el día 23 de abril era el Día del Libro más de cuarenta niños con sus familias se acercaron a la Biblioteca del Cole a compartir con nosotros un rato muy agradable. En primer lugar vimos un precioso corto de animación titulado "Los Fantásticos Libros Voladores del Sr. Morris Lessmore



Morris Lessmore amaba las palabras. Amaba las historias. Amaba los libros. Disfrutaba escribiendo. Pero toda historia tiene sus sorpresas. Y todo en la vida de Morris Lessmore quedó revuelto y disperso por los vientos, incluso las palabras de su libro.

Y luego realizamos un divertido taller en el que cada niño decoró su propio marcapáginas con rotuladores, gomets, purpurina o cordones. Todos quedaron preciosos y esperamos que les sean muy útiles para sus futuras lecturas.



Una vez más, gracias a todos por venir y hacer de la Biblioteca del Cole un lugar de convivencia, disfrute y aprendizaje. ¡Hasta la próxima!